domingo, septiembre 14, 2008

Regalo

Desde hacía tiempo ya que venía sintiendo curiosidad por alguna vez leer el titulado "Libro Tibetano de los Muertos" (Bardo Thodol) y finalmente fue ayer cuando una amiga de mi madre, así de la nada, como siempre suele ocurrir con este tipo de cosas, me lo pasó y dijo que si me gustaba que me lo quedara.

Más allá de mi curiosidad natural por éste texto, que tantas veces vi citado en diferentes obras filosóficas y teológicas de oriente, jamás me había preocupado antes por conseguirlo ya sea comprándolo o bien bajándolo de la web. Bueno, dicen que muchos libros tienen un destino propio y supongo que éste ya encontró el suyo.

Rememorando hacia atrás creo que jamás le tuve miedo a la muerte, por lo menos nunca en la forma de un miedo atroz que me aterrara, que no me dejara vivir al pensar sobre ello; de hecho creo que pocas veces pensé en la muerte.

Desde hace ya algunos años atrás, y al ir entendiendo poco a poco de qué va éste juego (Lilah) al que llamamos
"vida", noto que cada día me cuesta más comprender el porqué la gente se aterra o se pone mal cuando la muerte los toca de cerca en sus vidas, sea la de ellos mismo o la de sus seres queridos.

Supongo que todo parte del ego y de la idea errada que tenemos de creer que somos el cuerpo o la mente, de que sólo lo que percibimos y experimentamos en este plano ilusiorio es lo único que existe, lo único Real, cuando en realidad el cuerpo es sólo una fuente de energía y la mente es una máquina procesadora de estímulos y señales, una herramienta práctica para ayudarnos en el día a día y no mucho más. Ambos, cuerpo y mente, son el soporte de la consciencia; y yendo más allá, nosotros ni siquiera somos esa consciencia individual, somos el conjunto de todas ellas.

Al creer en la muerte como algo trágico es lógico que la gente se sienta mal cuando ésta se lleva de su lado a un ser querido, el tema está en saber que ese "ser querido" no es nada distinto a ellos mismos, a nosotros mismos, entonces así ¿qué es lo que se lleva la muerte? ¿Una parte tuya? ¿Cómo podés perder alguna vez una parte tuya? Nada se pierde.

También está el miedo propio de creer que cuando ésta llama a nuestra puerta nos va a hacer desaparecer, que dejaremos de "ser". Si no somos el cuerpo, ni la mente, ni la consciencia entonces ¿qué es lo que deja de "ser"? ¿No será que sólo dejamos de estar limitados a éste plano fragmentado, dual, para ser ya parte del Todo como Unidad? Entonces nuevamente ¿qué es lo que se pierde? ¿Qué es lo que deja de "ser"?

Por último creo que la muerte no es el fin de nada, ni el comienzo de nada; es sólo una transición más de dentro del juego
.

Dejo como introducción algunos textos que extraigo de mi nueva lectura, ojalá los entiendan y disfruten.


"Has de saber que hay una ciencia provechosísima, que supera a todas las demás, la de que el hombre sepa que morirá, lo cual es común a todos los hombres; pues nadie hay que viva eternamente, ni que lo espere ni confíe en ello; sin embargo, poquísiimos encontrarás dueños de esta capacidad de aprender a morir... Te entregaré el misterio de esta doctrina, la cual te beneficiará grandemente como principio de salud espiritual y como fundamento estable de todas las virtudes".
Horologium Sapientiae

"Quien no aprendió a morir, muere contra su voluntad. Aprende a morir y aprenderás a vivir, pues no aprenderá a vivir quien no aprendió a morir".
El viaje de todos los viajes: Enseña al hombre a morir

"Cualquier cosa que exista aquí, existe allí; lo que allí existe, eso mismo existe aquí. Quien aquí ve como si fuese diferente, encuentra muerte tras muerte. Sólo la mente ha de comprender esto, y [por ende] aquí no hay diferencia. Quien ve como si aquí hubiese diferencia, marcha de una muerte a otra muerte".
Kata Upanishad, IV


La esclavitud del renacimiento

"Tal como el hombre desea, así es su destino. Pues tal como es su deseo, así es su voluntad; y como es su voluntad, así es su acto; y como es su acto, así es su recompensa, buena o mala.

El hombre actúa según a los deseos a los que se apega. Después de la muerte, va al otro mundo llevando en su mente las sutiles impresiones de sus actos; y, tras madurar allí la cosecha de sus actos, regresa otra vez a este mundo de la acción. De manera que quien tiene deseo continúa sujeto al renacimiento".
Brihadaranyaka Upanishad


La libertad respecto del renacimiento

"Quien carece de discriminación, aquel cuya mente no es firme y cuyo corazón es impuro, jamás llega a la meta, sino que nace una y otra vez. Pero quien tiene discriminación, aquel cuya mente es firme y cuyo corazón es puro, llega a la meta, y habiéndola alcanzado, no nace más".
Katha Upanishad


El recuerdo de Sri Krishna

"Muchas vidas, Arjuna, vivimos tú y yo. Yo las recuerdo todas, más tú no".
Bhagavad Gita. IV, 5






Etiquetas: , ,

9 Comentarios:

el dí­a lunes, septiembre 15, 2008 5:32:00 p. m., Blogger Julia dijo...

Buenas!

No le temo a MI muerte, pero no me gusta la idea de que la gente que quiero, con la que me gusta compartir tiempo, deje de estar. No importa si son un pedazo de carne como yo. Más allá de la materialidad del ser, del cuerpo-alma, etc, la no "frecuentación " de alguien que quiero no me entusiasma ni es algo que pueda asimilar demasiado racionalmente, al menos en un principio. con el tiempo, puede ser que podría llegar a entender un poco más. Pero es todo puramente hipotético...
Igua, prefiero morirme yo primera, gracias. Con eso está todo bien.

Sí, hay libros que cAUsalmente (y no caSUalmente) caen en las manos de uno.

Saludos!

 
el dí­a lunes, septiembre 15, 2008 7:18:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Julia: Bienvenida y gracias por comentar. Entiendo lo de no querer perder a nadie de nuestro lado, nos pasa a todos, lo de morirme primero también lo he pensado muchas veces, todo sea con tal de no ver sufrir a los demás.

Ahora el punto del post era otro, el no ver la muerte como algo trágico, sólo eso, y por cierto, ni vos, ni yo no los demás somos un pedazo de carne. Tampoco somos las mentes que llevan "puestas" esos pedazos de carne... =)

Y claro, que nada es "casualidad".

Salutes

 
el dí­a martes, septiembre 16, 2008 8:21:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Che, Juan, qué bueno estas cosas "casuales" que te suceden. A mí cuando me pasan me llenan de entusiasmo, siento que es algo a lo que hay que encontrarle sentido y siento también, que los sentidos que les encuentro no son forzados, sino que fluyen.

Estaba leyendo las distinciones o mejor dicho apreciaciones sobre la muerte. Creo que se la ve desde un punto optimista, como quién dice...Y me parece que aquí, en occidente, estamos involucrados en una cultura cristiana que ve a la muerte como algo negativo, como un castigo, es cultural...

Particularmente, desde hace un tiempo no tengo tanto temor a la muerte...O...Bah, creo que no es temor en sí a la muerte, pero sí a no poder hacer todas las cosas que quiero antes de morir. Eso sí me genera angustia.

Un gran saludo. Muy bueno el post.

 
el dí­a sábado, septiembre 20, 2008 11:16:00 a. m., Blogger Pablo dijo...

Hola Juan.
La verdad que la muerte no es un tema en el que uno piense habitualmente.
No estoy familiarizado con estas ideas que expones, pero es muy interesante la visión que tienen las distintas culturas sobre algo que es inevitable.
Para algunos la muerte será el paraíso, el infierno o la reencarnación si quedaron “asuntos pendiente”…, eso si, pocos creen que la muerte sea el final de todo, internamente tenemos “fe” de que así será…, y todos lo descubriremos a su tiempo.
Como a mí me gustan las frases aquí te dejo algunas:
“No te tomes la vida demasiado en serio, después de todo, no saldrás vivo de esta”

“No me siento viejo por los años que tengo…, sino por los pocos que tengo por delante”

Saludos.
P.D. tendríamos que hacer una hipnosis regresiva a ver quienes fuimos en otros tiempos…

 
el dí­a sábado, septiembre 20, 2008 12:26:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: Creo que la visión "oriental" de todo éste asunto es la que más se aproxima a mi forma de ver o "sentir" sobre este tema, y uno, habiendo estado desde siempre tan empapado con la visión "occidental", cuando se interioriza más en otras perspectivas es cuando decide, ya conociendo más, qué visión le cierra más.

Creo que no deberías angustiarte por ese pensamiento, todo lo que te propongas firmemente y con convicción lo harás, tiempo hay, empezá desde ahora.

Pablo: Yo no suelo pensar en la muerte, no por mi mismo como algo que me acontezca pensar, pero sí lo hago cuando leo sobre el tema como en éste caso por el libro que me regalaron.

Visiones y teorías hay muchas. El tema es leer, pensar y finalmente "sentir" o "intuir" cuál de todas ellas creés que es la que más te cierra a vos, y acá no hay ninguna verdad absoluta, la que creás esa será. Es difícil de explicar pero es así.

Te dejo otra frase para tu colección, aunque de seguro ya la tenés, es de Groucho Marx:

"Vive cada día como si fuera el último que algún día acertarás"

=)

Salutes

 
el dí­a domingo, septiembre 28, 2008 8:31:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Me quedo pensando en tu respuesta...El tiempo me ha demostrado que las cosas que me he propuesto las he alcanzado, y aquéllas que no, en el fondo no convenían...A veces me inquieta el tránsito, el que no sea ni una cosa ni la otra, me refiero a las cosas que hago...Pero el camino también está lleno de certezas y en él encuentro mucho de vida y mucho de muerte, como métaforas de lo que "es" y lo que "dejó de ser".

¿Cómo sigue tu lectura?...Es una curiosidad que tengo.

Un abrazo.

 
el dí­a lunes, septiembre 29, 2008 3:05:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: La lectura bien, algo lenta pero avanzo, es muy interesante.

Todavía estoy en las introducciones del libro, ya que esta edición que me pasaron tiene varios "prólogos" por así llamarlos; entre ellos uno muy interesante que es el de Jung (psicoanalista), justo estoy en ese ahora. Luego viene una introducción de un monje budista y luego ya por último el libro en si.

Salutes

 
el dí­a jueves, noviembre 20, 2008 8:06:00 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

hola juan, como va todo? hace tiempo que no paso por el blog. Este domingo fui al autodromo a ver las carreras de Supercar (Mi viejo corre con un Falcon) y los autos clasicos de la pampa se dieron una vueltita por el autodromo. Me acorde de vos porque casualmente estaba el chevron de tu amigo dando unas vultas por la pista. Espero que no hayas estado arriba, porque si es asi nos perdimos una oportunidad de conocernos jaja...
Aparte de esto te dejo un consejo sobre el libro, mas alla de si te guste o no, te aconsejo que cuando termines se lo pases a alguien (no me estoy candidateando, paso de los budas por el momento). Recuerdo una campaña de hace tiempo que decia que un libro en una biblioteca es un libro muerto, proque es un libro que no lo disfruta nadie y no hace nada mas que adornar cuando su funcion no es esa. Mi biblioteca por eso es muy limitada, solo guardo mis libros de derecho para las consultas pertienes a mi trabajo.
En cuanto a la muerte, creo que tampoco le temo, siempre me plantee la vida como la oportunidad de generar un cambio bueno en todos los que me rodean y siempre me lo plantee asi. Es por eso que, como ya sabes, me gusta la politica. Imagino que bueno debe ser cuando, por ejemplo, uno como gobernante puede hacer algo para disminuir el indice de mortalidad infantil. Te imaginas? es un tipo mas que viene al mundo gracias a vos!! vaya uno a saber como puede resultar ese tipo... pero ese es otro cantar.
Aunque creo que algo he vivido todavia no he podido lograr lo que te cuento (epa!! todavia soy joven!!) por eso espero que la muerte no me agarre aún.
Un abrazo!!

Andrés Zeta

 
el dí­a viernes, noviembre 28, 2008 9:32:00 a. m., Blogger Adrianófanes dijo...

¡Juan!...Yo te "aconsejo" que nunca le pases a nadie "El sueño de..." ja ja ja jaaaaaaaaaaaaaaa!!! (Es mi inconciente revelado).

¡Un abrazo!

 

Publicar un comentario

<< Inicio