lunes, octubre 30, 2006

Tao Te King (XI, XII)

XI

Treinta radios convergen en el centro
de una rueda,
pero es su vacío
lo que hace útil al carro.
Se moldea la arcilla para hacer la vasija,
pero de su vacío
depende el uso de la vasija.
Se abren puertas y ventanas
en los muros de una casa,
y es el vacío
lo que permite habitarla.
En el ser centramos nuestro interés,
pero del no-ser depende la utilidad.


Cito, en relación a este verso del Tao, una charla de
Sri Nisargadatta Maharaj:

Maharaj: El placer y el dolor perdieron su dominio sobre mí. Yo estaba libre de deseo y de temor. Me encontré a mí mismo pleno, sin necesidad de nada. Vi que en el océano de la presenciación pura, en la superficie de la consciencia universal, las innumerables olas de los mundos fenoménicos emergen y se sumergen sin comienzo ni fin. En tanto que en consciencia, todos ellos están en mí. En tanto que eventos, todos son míos. Hay un poder misterioso que cuida de ellos. Ese poder es la presenciación, el Sí mismo, la Vida, Dios, déle usted el nombre que quiera. Es el fundamento, el soporte último de todo lo que es, lo mismo que el oro es la base de toda la joyería. ¡Y es tan íntimamente nuestro! Haga abstracción del nombre y la forma de las joyas y el oro deviene manifiesto. Libérese del nombre y de la forma, y de los deseos y temores que crean —¿qué queda entonces?

Interlocutor: Nada.

Maharaj: Sí, el vacío queda. Pero el vacío está lleno a rebosar. Es la potencialidad eterna, como la consciencia es la actualidad eterna.

Interlocutor: ¿Por potencialidad usted quiere decir el futuro?

Maharaj: El pasado, el presente y el futuro —los tres están ahí. E infinitamente más.

Interlocutor: Pero puesto que el vacío es vacío, es de poca utilidad para nosotros.

Maharaj: ¿Cómo puede usted decir eso? Sin ruptura en la continuidad, ¿cómo puede haber renacimiento? ¿Puede haber renovación sin muerte? Incluso la obscuridad del sueño profundo es refrescante y rejuvenecedora. Sin la muerte habríamos sido tragados para siempre en el pantano de la senilidad eterna.



XII

Los cinco colores ciegan al hombre.
Los cinco sonidos ensordecen al hombre.
Los cinco sabores embotan al hombre.
La carrera y la caza ofuscan al hombre.
Los tesoros corrompen al hombre.
Por eso, el sabio atiende al vientre y no al ojo.
Por eso, rechaza esto y prefiere aquello.



Sentidos. Percepciones sensoriales. Vista, oido, gusto, olfato. Excesos de sensualidad. Embotamiento. ¿Lo que perciben nuestros sentidos es lo real? Lo real, yace más allá de ellos, pero con qué facilidad, y a veces hasta con qué gusto, nos perdemos en este mundo de ilusiones. Lo real y lo ilusorio, ¿cuál es el límite perceptible que separa uno de otro?







Etiquetas: ,

domingo, octubre 15, 2006

La sensación de "Yo soy"

Interlocutor: Es su hecho de experiencia diaria que al despertar el mundo aparece repentinamente. ¿De dónde viene?

Maharaj: Antes de que algo pueda venir a ser debe haber alguien a quien venga. Toda aparición y desaparición presupone un cambio respecto a un trasfondo sin cambio.

Interlocutor: Antes de despertar yo era inconsciente.

Maharaj: ¿En qué sentido? ¿Por haber olvidado o por no haber experimentado? ¿No experimenta usted aunque esté inconsciente? ¿Puede usted existir sin conocer? Un lapso en la memoria: ¿es una prueba de no existencia? ¿y puede usted hablar válidamente sobre su propia no existencia como una experiencia efectiva? Usted no puede decir siquiera que su percepción no existía. ¿No se despertó usted al ser llamado? Y al despertar, ¿no fue la sensación de "yo soy" lo que vino primero? Alguna semilla de consciencia debe haber estado existiendo incluso durante el sueño o el desvanecimiento. Al despertar la experiencia se desarrolla así: "Yo soy -el cuerpo- en el mundo". Puede parecer que surge en sucesión pero de hecho es todo simultáneo, una única idea de tener un cuerpo en un mundo. ¿Puede haber la sensación de "yo soy" sin ser alguien?

Interlocutor: Yo soy siempre alguien con sus recuerdos y hábitos. No conozco ningún otro "yo soy".

Maharaj: ¿Quizás algo le impide a usted conocer? Cuando usted no conoce algo que otros conocen, ¿qué hace usted?

Interlocutor: Busco la fuente de su conocimiento bajo su instrucción.

Maharaj: ¿No es importante para usted saber si usted es un mero cuerpo, o algo diferente? ¿O, quizás nada en absoluto? No ve usted que todos sus problemas son problemas de su cuerpo -comida, vestido, cobijo, familia, amigos, nombre, fama, seguridad, supervivencia- todos estos pierden su significado en el momento en que usted se da cuenta de que usted no puede ser un mero cuerpo.

Interlocutor: ¿Qué beneficio hay en saber que yo no soy el cuerpo?

Maharaj: Decir que usted no es el cuerpo no es completamente cierto. En un sentido usted es todos los cuerpos, corazones y mentes y mucho más. Profundice dentro de la sensación de "yo soy" y encontrará. ¿Cómo encuentra usted una cosa que ha perdido u olvidado? Usted la mantiene en su mente hasta que la recupera. La sensación de ser, de "yo soy" es lo primero que emerge. Pregúntese de dónde viene, o sólo obsérvela con calma. Cuando la mente permanece en el "yo soy" sin moverse, usted entra en un estado que no puede ser verbalizado pero que puede ser experimentado. Todo lo que usted necesita hacer es insistir una y otra vez. Después de todo la sensación de "yo soy" está siempre con usted, sólo que usted le ha adjuntado todo tipo de cosas -cuerpo, sensaciones, pensamientos, ideas, posesiones etc. Todas esas autoidentificaciones son extraviatorias. Debido a ellas usted se toma por lo que usted no es.

Interlocutor: ¿Entonces qué soy yo?

Maharaj: Es suficiente saber lo que usted no es. Usted no necesita saber lo que usted es. Puesto que, mientras que conocimiento signifique descripción en términos de lo que ya se conoce, ya sea por percepción, o por conceptualización, no puede haber ninguna cosa tal como conocimiento de sí mismo, pues lo que usted es no puede ser descrito, excepto como negación total. Todo lo que usted puede decir es: "yo no soy esto, yo no soy eso", usted no puede decir a sabiendas "esto es lo que yo soy". Eso es una insensatez. Lo que usted puede señalar como "esto" o "eso" no puede ser usted mismo. Ciertamente, usted no puede ser otro "algo". Usted no es nada perceptible o imaginable. Sin embargo, sin usted no puede haber ni percepción ni imaginación. Usted observa al corazón sentir, a la mente pensar, al cuerpo actuar; el acto mismo de percibir muestra que usted no es lo que usted percibe. ¿Puede haber percepción, experiencia, sin usted? Una experiencia debe "pertenecer". Alguien debe venir y declararla como suya propia. Sin un experimentador la experiencia no es real. Es el experimentador el que imparte realidad a la experiencia. Una experiencia que usted no puede tener, ¿de qué valor es para usted?

Interlocutor: La sensación de ser un experimentador, la sensación de "yo soy", ¿no es también una experiencia?

Maharaj: Obviamente, toda cosa experimentada es una experiencia. Y en toda experiencia surge el experimentador de ella. La memoria crea la ilusión de la continuidad. En realidad cada experiencia tiene su propio experimentador y la sensación de identidad se debe al factor común en la raíz de todas las relaciones experimentador-experiencia. Identidad y continuidad no son lo mismo. De la misma manera que cada flor tiene su propio color, aunque todos los colores son causados por la misma luz, así muchos experimentadores aparecen en la presenciación indivisa e indivisible, cada uno separado en la memoria, idéntico en la esencia. Esta esencia es la raíz, el fundamento, la "posibilidad" atemporal y aespacial de toda experiencia.

Interlocutor: ¿Cómo puedo llegar a ella?

Maharaj: Usted no necesita llegar a ella, pues usted lo es. Ella vendrá a usted si usted le da una oportunidad. Abandone su apego a lo irreal y lo real caerá en su propia cuenta rápida y suavemente. Deje de imaginarse que usted es o que usted hace esto o aquello y la aprehensión de que usted es la fuente y el corazón de todo amanecerá en usted. Con esto vendrá un gran amor que no es elección o predilección, ni apego, sino un poder que hace a todas las cosas dignas de amor y amables.

[Extraido del libro "Yo soy Eso" de Sri Nisargadatta Maharaj]


[Leer escritos anteriores: 1º de Julio de 1980, Pt.1 y Pt. 2]




[Ensayos míos inspirados en Maharaj: Ex Machina, Ex Homo]


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Eso en quien todos los seres residen y que reside en todos los seres, que es el dador de gracia a todos, El Alma Suprema del universo, el Ser sin límites, Yo soy Eso.
Amritbindu Upanishad
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Eso que penetra todo, a lo que nada transciende y que, como el espacio universal nos rodea, llena todo completamente desde dentro y desde fuera, ese Supremo Brahman no dual, Eso eres Tú.
Sankaracharya
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



Etiquetas: , ,

Correspondencia

La primera vez que me enamoré en serio fue en el año 1997. Su nombre es Guillermina y por cuestiones de la vida ambos tomamos caminos diferentes. Ella está lejos pero a la vez cerca, siempre conmigo. Es de esas pocas personas que me he cruzado con las cuales no importa cuánto tiempo pase sin vernos, hablarnos o escribirnos, porque todo queda intacto y retomamos lo que dejamos como si nada, y siempre todo está bien. La última vez fue en Enero del año pasado en Córdoba, la ciudad en donde nos conocimos.



Guille


Esta semana, así, de la nada, recibo un mail de Guille. El mail que más me alegró leer en mucho tiempo...

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
De: G.A.
Para: J.B.S.
Fecha: Jueves, 12 de Octubre de 2006 09:48 p.m.
Asunto: (Sin asunto)

¿Alguna vez te dije que el libro que me regalaste de Virginia Woolf es el único bien material al que le tengo afecto? Si no te lo conté te lo cuento ahora, adoro ese libro y lo que escribiste ahí para mi.

Te amo mucho.

guille

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
De: J.B.S.
Para: G.A.
Fecha: Viernes, 13 de Octubre de 2006 07:16 a.m.
Asunto: Yo también te quiero

Hey Guille, ¿cómo andás?.
Gracias por las palabras, a veces viene bien que le digan a uno que lo aman, así sea alguien a más de 800 km de distancia. Me alegro que te haya gustado tanto ese libro.

Yo también te amo Guille, pero eso ya lo sabés.

A ver si un día te encuentro en el msn y chateamos. Ah, pasame tu celular que no lo tengo.

Besos a la distancia....

juanba
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
De: G.A.
Para: J.B.S.
Fecha: Sábado, 14 de Octubre de 2006 09:50 a.m.
Asunto: RE: Yo también te quiero

Sábado a la mañana imaginate el sueño que tengo, dormi aprox. 3 hs.
Por si no lo sabías, y veo que no lo sabés, yo no tengo celular, Tatiana me prestó el de ella y después de 2 semanas decidí que estoy acostumbrada a vivir sin celular, y estoy feliz, ¿qué te parece?
Casi lloré cuando leí tu mail.

guille

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Definitivamente cuando hay conexión las distancias no existen.

jueves, octubre 05, 2006

La naturaleza de la Base

Nuestro punto de partida ha sido la doctrina psicológica "Eso eres tú". La pregunta que ahora se presenta harto naturalmente es metafísica: "¿Qué es el Eso al cual el tú puede descubrirse afín?". A esto, la Filosofía Perenne plenamente desarrollada ha dado en todos los tiempos y en todos los sitios la misma respuesta. La divina Base de toda existencia es Un Absoluto espiritual, inefable en términos del pensamiento discursivo, pero (en ciertas circunstancias) susceptible de ser directamente experimentado y advertido por el ser humano. Este Absoluto es el Dios sin forma de la fraseología mística hindú y cristiana. La última finalidad del hombre, la razón final de la existencia humana, es el conocimiento unitivo de la Divina Base —el conocimiento que puede llegar tan sólo a los que están decididos a "morir para el yo" y de tal modo a hacer sitio, por así decirlo, a Dios. De cualquier generación de hombres y mujeres, muy pocos podrán alcanzar la finalidad última de la existencia humana; fiero la oportunidad para llegar al conocimiento unitivo será, de uno u otro modo, continuamente ofrecida hasta que todos los seres sensibles adviertan Quiénes son realmente.

La Base Absoluta de toda existencia tiene un aspecto personal. La actividad de Brahman es Ishwara, e Ishwara se manifiesta también en la Trinidad hindú y, en grado más distante, en las otras deidades o ángeles del panteón indio. Análogamente, para los místicos cristianos, la inefable Divinidad sin atributos se manifiesta en una Trinidad de Personas, de las cuales es posible afirmar ciertos atributos humanos tales como la bondad, sabiduría, misericordia y amor, pero en grado eminentísimo.

Finalmente, hay una encarnación de Dios en un ser humano, que posee las mismas cualidades de carácter que el Dios personal, pero que las exhibe bajo las limitaciones necesariamente impuestas por el confinamiento dentro de un cuerpo material nacido al mundo en un momento dado del tiempo. Para los cristianos ha habido y, ex hypothesi, sólo puede haber una encarnación divina; para los indios puede haber y ha habido muchas. En la cristiandad, como en Oriente, los contemplativos que siguen el camino de la devoción conciben la encarnación, y, en realidad, la perciben directamente, como un hecho de la experiencia, constantemente renovado. Cristo está perpetuamente siendo engendrado dentro del alma por el Padre, y el drama de Krishna es el símbolo seudohistórico de una eterna verdad de la psicología y la metafísica —el hecho de que, con relación a Dios, el alma personal es siempre femenina y pasiva.

El budismo mahayánico enseña estas mismas doctrinas metafísicas en términos de los "Tres Cuerpos" de Buda: el absoluto Dharmakaya, conocido también por el Buda Primordial, o Mente, o la Clara Luz del Vacío; el Sambhogakaya, que corresponde a Ishwara o al Dios personal del judaismo, el cristianismo y el Islam; y finalmente el Nirmanakaya, el cuerpo material, en el que el Logos es encarnado en la Tierra como un viviente, histórico Buda.

Entre los sufíes (rama mística del Islam), Al Haqq, el Real, parece ser considerado como el abismo de la Divinidad en que descansa el Alá personal, mientras que el profeta es sacado de la historia y mirado como la encarnación del Logos.

"¿Quién es Dios? No se me ocurre mejor respuesta que 'Aquel que es'. Nada es más apropiado a la eternidad que Dios es. Si llamas a Dios bueno, o grande, o bendito, o sabio, o cualquiera otra cosa de tal clase, está todo incluido en las palabras 'Él es'".

San Bernardo


[Extraído de "La filosofía perenne" de Aldous Huxley]




Etiquetas: , ,

domingo, octubre 01, 2006

Pronóstico

Malevolia escribió:

Mis cálculos son: 65% probabilidades a tu favor.

:)

Suerte maldito!

pd: Lleva chicles.