miércoles, septiembre 13, 2006

Tao Te King (IX, X)

IX

Más vale renunciar antes que sostener
en la mano un vaso lleno
sin derramarlo.
La espada que usamos y afilamos
continuamente
no conservará mucho tiempo su hoja.
Una sala llena de oro y jade
nadie la puede guardar.
Quien se enorgullece de sus riquezas
atrae su propia desgracia.
Retirarse de la obra acabada,
del renombre conseguido,
esa es la ley del cielo.

Según coinciden varias líneas psicoanalíticas del siglo XX, destacando a Freud como especial referente, los "motores" básicos que impulsan al hombre a perderse en este
mundo de ilusiones son, a saber, estos tres: poder, dinero y sexo. Y no necesariamente en este orden. El orden varía dependiendo del sujeto. Estos tres motores están íntimamente interrelacionados entre sí, y muchas veces la salida (output) de uno es la entrada (input) del otro, mientras que la salida de éste otro es una retroalimentación (feedback) al primero, aquí nuevamente asígnenles el orden que deseen. Los hindúes llaman a estos motores "gunas", los budistas les llaman "corazones" (corazones de poder, corazones de pasión, etc).

Siempre me llamó la atención ese "no estar nunca satisfecho" tan característico de los corazones de poder. Como caso testigo caen de cabeza nuestros políticos de hoy día.




X

Unir cuerpo y alma en un conjunto
del que no puedan disociarse.
Dominar la respiración hasta hacerla
tan flexible como la de un recién nacido.
Purificar las visiones hasta
dejarlas limpias.
Querer al pueblo y gobernar el Estado
practicando el no-hacer.
Abrir y cerrar las puertas del cielo
siendo como la mujer.
Conocer y comprenderlo todo
usar la inteligencia.
Engendrar y criar,
engendrar sin apropiarse,
obrar sin pedir nada,
guiar sin dominar,
esta es la gran virtud.


Cuerpo, mente y alma son las únicas herramientas que nos han dado en este plano para lograr el objetivo último. Ahora bien, saber que NO somos el cuerpo, la mente y el alma nos ayuda a dar el paso incial en el largo camino del descubrir qué Es lo que realmente somos.

"Dominar la respiración hasta hacerla
tan flexible como la de un recién nacido.
Purificar las visiones hasta
dejarlas limpias."


Un viejo consejo yogui que data de 5000 años antes de Cristo por lo menos es el de controlar la respiración. Controlar la respiración es ser consciente de ella, y ser consciente de ella no es más que dejar de pensar en el "resto" para permanecer en el eterno ahora que es lo único que existe.


Ahora bien: ¿A qué me refiero con el "resto"? El "resto" es en su gran mayoría el conjunto de pensamientos que genera la mente sobre cosas que no existen. De todos los pensamientos que la mente dispara a diario el 95% son pensamientos sobre cosas que no son. Pensamientos sobre cosas del pasado, que ya fueron y por lo tanto no son, ergo, no existen. Pensamientos sobre el futuro, cosas que todavía no son y pueden no llegar a ser nunca, entonces, a fin de cuentas, tampoco existen. ¿Que no? Detenete a pensar sobre qué es lo que pensás. Sacando razonamientos y usos prácticos de la mente como ser cuestiones laborales o de estudio, tus pensamientos probablemente sean sobre: miedos, ansiedades, deseos, sueños, ilusiones. Cosas que ocurrieron y que no querés que vuelvan a ocurrir, cosas que no ocurrieron pero querés que ocurran o cosas que no ocurrieron, probablemente no ocurran, no querés que ocurran y sin embargo, pensás en ellas. ¿Qué es todo lo anterior entonces? Cosas que no existen, ni más ni menos.

Controlar la respiración entonces, el truco inicial para los que no saben parar la mente, para los que no pueden dejar de pensar. Cuando la mente deja de perseguirse con todos estos pensamientos aclara su visión de las cosas hasta verlas como lo que en realidad son.

Reaparece el concepto del no-hacer, del no-obrar, wu-wei. (Para más detalles, consultá las
explicaciones del Verso II)

Las últimas líneas del verso X, mis favoritas de este par, son una oda al desapego absoluto.

Te recomiendo leer el enfoque de estos versos por el amigo Tadeo,
aquí.








Etiquetas: ,

4 Comentarios:

el dí­a jueves, septiembre 21, 2006 12:14:00 a. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Bueno, cuántas cosas...Me parece muy completa el conjunto de observaciones y consideraciones que hacés en torno a estos versos del TAO TE KING. Aparte es muy bueno volver a rescatar cuestiones que tienen que ver con ese todo del que tanto hemos hablando, aquella idea de que la realidad (o lo que ella es para nosotros) está contenida en un gran link. Al parecer, voy comprendiendo mejor el sentido de esa afirmación que descubrí, justamente, en este blog.

Yendo a IX, queda claro lo que se quiere transmitir en esos versos. Lo que no logro captar del todo es esa noción de que "más vale renunciar antes que sostener en la mano un vaso lleno". Me pregunto si no será una virtud, también, sostener un vaso lleno sin que se derrame. ¿No será algo que haga a la idea de equilibrio? Porque está bien eso que se intenta defender, hablo sobre retirarse con la obra terminada, entregarse, si se quiere, al devenir...Pero no vería para nada mal conservar un vaso lleno, una obra que ha costado construir...(hay que ver también cómo se llena ese vaso, o de qué está compuesta la obra que se intenta mantener).

Considero muy atinada la explicación de ciertas corrientes psicoanalíticas del siglo pasado. El poder, el sexo, y el dinero son tres elementos que hacen cofundir a los hombres, a tal punto de tambien alienarlo y cosificarse si no se lo logra entender en su justa medida.

En cuanto a lo expresado en X, lo primero que se me vino a la mente es el tema de la respiración, que es muy cierto lo que esas líneas insinúan. Yo estoy yendo a Teatro y una de las primeras cosas que siempre se enseñan es a controlar la respiración y abstraerse de todo el mundo exterior (o "del resto") para volver a uno mismo, a la realidad más empírica y pura que podamos dar cuenta: nuestra propia existencia.

Cuando logré eso, pude despojarme de todo lo no-ser: angustias, ansiedades, miedos, ilusiones, etc. Ahí te das cuenta que la vida, simplemente, acontece...Que la vida es eso que transcurre mientras nosotros parecemos querer ocuparnos en otras cuestiones...

Un abrazo, saludos...Y Feliz Primavera.

 
el dí­a jueves, septiembre 21, 2006 7:34:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: "Más vale renunciar antes que sostener en la mano un vaso lleno". Creo que la interpretación de esta frase no es la de dejar adrede caer el vaso una vez lleno o descuidarlo para que se derrame, creo más bien que se refiere a algo así como: llenaste el vaso, lograste el objetivo, terminó la obra, tenés el vaso lleno, completo, ahora no te desvivas o centres tu atención sólo para que no se te vacíe el vaso.

La frase es como muy gráfica en ese aspecto, hacé la prueba, llená un vaso con agua y mantenelo con una mano. ¿Cuánto tiempo lo podés mantener? ¿Qué otras cosas podés hacer sin descuidar el vaso? ¿Y esas cosas que hacés mientras tanto tienen toda tu atención o estás más pendiente del vaso? ¿Qué pasa si sólo te centrás en mantener el vaso y en nada más? ¿Para qué querés el vaso siempre lleno? Bueno y así seguí agregándole preguntas a la saga. Verás que todo en el Tao apunta al desapego no al descuido intencional, el desapego es en este caso "dejar de vivir pendiente de".

Lo bueno del Tao son estas analogías que si te las ponés a analizar un poquito ves que cierran.

En cuanto a todo lo demás que decís creo que lo estás entendiendo mejor que nadie. Me han escrito preguntando "de qué va la cosa con todo esto" y es verdad, al comienzo es difícil entender la idea de todos estos textos, no sólo el Tao, pero relacionándolos todo apunta a lo mismo, y eso es lo que me interesa que quede claro.

Salutes y feliz primavera, y porqué no, ¡feliz día del estudiante!

 
el dí­a domingo, agosto 19, 2007 2:50:00 a. m., Blogger Claudio dijo...

Veo que despertaste de la matrix por tus comentarios. Conoces la verdad última y así eres capaz de compartirla al mundo.

Felicidades, sigue así, pensando por ti mismo y revelando cosas tan importantes y sencillas, que parecen obvia pero sin embargo hemos sido educados para obviar.

 
el dí­a domingo, agosto 19, 2007 1:11:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Claudio: Antes que nada bienvenido. No creo haber despertado completamente de la "matrix" (como vos decís)(a mi me gusta llamarla Maya aunque el significado es el mismo)

Sólo sé que soy consciente de ella y de sus enredos en los cuales todavía caigo (de ahí el nombre de este blog).

Pero la idea es despertar, eso de seguro. "Despertar" en el sentido de darse cuenta de qué es lo que realmente somos.

Salutes y gracias por pasar y comentar.

 

Publicar un comentario

<< Inicio