domingo, mayo 15, 2005

Ultimas palabras



Wiley se cruza con este hombre mientras camina.


Hombre: Las últimas palabras de Kierkegaard fueron: "Llévame hacia arriba."

Extraído (y traducido horriblemente por Juanba) del script de la película "Waking Life" ("Despertando a la vida")

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Notas:

En su primer gran trabajo "O lo uno o lo otro" (1843), Kierkegaard describió dos esferas o ámbitos de existencia entre las que podía escoger el individuo: la estética y la ética.

La vía estética de la vida es un hedonismo refinado, que consiste en una búsqueda del placer y el cultivo de la apariencia y las formalidades. El individuo que ha seguido la vía estética busca la variedad y la novedad en un esfuerzo por evitar el aburrimiento pero al fin tiene que enfrentarse a éste y a la desesperación.

El camino de la vida ética implica un intenso y apasionado compromiso con el deber y con obligaciones sociales y religiosas incondicionales. En sus últimos trabajos, como "Estudios en el camino de la vida" (1845), Kierkegaard percibe en este sometimiento al deber una pérdida de responsabilidad individual y propone un tercer nivel, el religioso, en el que uno se somete a la voluntad de Dios, pero, al hacerlo, encuentra la auténtica libertad. En "Temor y temblor" (1846) Kierkegaard se centra en el mandamiento de Dios según el cual Abraham ha de sacrificar la vida de su hijo Isaac (Gén. 22:1-19), un acto que viola las convicciones éticas de Abraham. Éste da muestra de su fe al someterse al mandato de Dios, incluso aunque no lo pueda comprender. Esta 'suspensión de la ética', como lo llamaba Kierkegaard, permite a Abraham alcanzar un auténtico compromiso con Dios. Para evitar la desesperación última, el individuo tiene que dar un 'salto de fe' similar en una vida religiosa, que es en sí misma paradójica, misteriosa y se halla plagada de riesgos. Uno está llamado a ello por el sentimiento de la angustia ("El concepto de la angustia", 1844) que, en última instancia, es un temor a la nada.

Alguna vez Soren Kierkegaard dijo: "La mayor parte de las veces las últimas palabras de un hombre son especialmente significativas y memorables." (The book on Adler) Kierkegaard creía en la conocida máxima "Dios es amor", tal vez por eso sus últimas palabras reflejan su fe en que ese amor, representado por Dios, lo elevará al reino de los cielos al momento de su muerte. Es interesante destacar también, como una notable "casualidad", la creencia de algunas tradiciones orientales, en especial la hinduista, de cómo un hombre iniciado en el camino hacia la Verdad al momento de morir si está pensando en Dios (o Brahman) llegará a Él, y que por el contrario un hombre no iniciado que muere pensando en lo que deja en la tierra o con su cabeza nublada de pensamientos puramente mundanos vuelve a reencarnar.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


Etiquetas: ,

6 Comentarios:

el dí­a martes, octubre 25, 2005 6:47:00 p. m., Anonymous Adrianófanes dijo...

Juan: pensaba en la ética y la estética. En las palabras de Kierkegaard y en todo lo provechoso que se puede extraer de sus conceptos.

Pienso también que es muy fácil hablar de la ética, que cualquiera podría hacerlo. Y me vuelvo escéptico cada vez que noto más seguido cómo el lenguaje, en su poderosa expresión, puede llegar a engañarnos. De hecho, en mi página escribí hace poco algo en relación a la ética.

Me cuesta creer en ella. Mucho. Pero si me pongo a pensar en lo que dice, tengo que darle la derecha: como decir, dice verdades. Ahora, la realidad, los hechos, muchas veces muestran otra cosa.

pd: me gustó mucho este post.

 
el dí­a martes, octubre 25, 2005 6:48:00 p. m., Anonymous Un ermitaño sociable dijo...

No me voy a limitar a comentar puntualmente este post, sino que voy a comentarte a vos y a tu blog en general:

Juanba, vos naciste en el cuerpo equivocado (pará, dejame terminar)
¡¿Qué carajo hacés vos en SISTEMAS?!
Hacé como yo, largá los punteros y los compiladores y agarrá la pluma.
Esgrimamos las armas que realmente pueden cambiar algo.

 
el dí­a martes, octubre 25, 2005 6:49:00 p. m., Anonymous Un ermitaño sociable dijo...

Ahora si te voy a decir que me gustó este post.
Me da bronca encontrarme todos los días con autores sobre los cuales no he leído nada todavía, y a la vez alegría por saber que tengo un universo lleno de cosas maravillosas por conocer.

 
el dí­a martes, octubre 25, 2005 6:51:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: Pasa que una cosa es hablar de ética y valores morales y otra cosa muy distinta es practicar esos valores propuestos por la ética.

Los valores dependen de la persona, no se puede generalizar en cuanto a valores, no todos tenemos los mismos valores, más allá que los básicos (los que derivan de las leyes naturales) deberíamos respetarlos todos; pero bueno, que hoy por hoy y máxime en este país está todo dado vuelta. Triste pero cierto. De ahí a los hechos que vos ves en la realidad y no te gustan nada, no se condicen con la supuesta ética que aclamamos tener. El ejemplo más claro son los políticos, llenándose la boca hablando de ética cuando no tienen el más mínimo deber moral propio.

Dependerá de nosotros cambiar eso.

Martín: jajaja... No sos el primero que me lo dice. Pasa que en una mano tengo la pluma, la misma que usás vos y muchos bloggers que leo, pero en la otra tengo el teclado. Es así. Pero guarda que me encanta trabajar en sistemas, ando con las computadoras desde que tengo 6 años, simplemente es algo que me fascina y encima me da de comer, creo que con la literatura no me iría tan bien. No me puedo quejar, trabajo en lo que me gusta y eso a veces puede hasta no ser considerado trabajo por más que a veces se te haga rutina.

Con respecto a lo mágico de la escritura te digo que programar creativamente es escribir literatura pero para las máquinas, sólo que se usa el otro hemisferio del cerebro, el lógico-matemático-relacional, osea el más racional. En cuanto al otro hemisferio lo cultivo con el blog y con otras cosas que escribo, ya más largas, que no da para publicarlas acá. También empecé un "proyecto" de novela, pero va lento esto útlimo.

Y por último, en cuanto a cambiar las cosas, también intento cambiarlas desde mi lugar, creo que se puede, onda que donde yo estoy y por la naturaleza tan particular de mi trabajo creo que en lo que hago contribuyo a cambiar las cosas pero desde dentro de ese sistema que tanto criticamos.

Salutes, gracias en serio por pasar y darme tus valiosas opiniones.

 
el dí­a martes, octubre 25, 2005 6:52:00 p. m., Anonymous daniel k dijo...

Otro pedacito de waking life que no me acordaba... puta, como me gusta esa pelicula.. Te viste las otras de Linklater? "Tape", "Slackers", "Dazzed and Confused", "antes y despues del amanecer", etc..? el tipo es un grande en serio. Muy interesante tus observaciones.

 
el dí­a martes, octubre 25, 2005 6:53:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Daniel: De Linklater vi "Antes del amanecer" y "Antes del atardecer", esas son las que recuerdo como pelis de él, creo haber visto en su momento una de las otras que comentás pero en ese entonces no sabía quién era Richard Linklater.

Más allá de todo creo que todas sus pelis tienen algo en común: la riqueza en los diálogos entre los personajes y los guiones que son excelentes.

Salutes

 

Publicar un comentario

<< Inicio