martes, octubre 02, 2007

Tao Te King (XIX, XX)

XIX

Rechaza el saber y el conocimiento,
y aprovechará cien veces más al pueblo.
Rechaza la benevolencia y desecha la justicia,
y el pueblo volverá a la piedad y el amor.
Rechaza la habilidad y su provecho,
y no habrá más bandidos ni ladrones.
Pero estas tres normas no bastan.
Por esto, atiende a lo sencillo y genuino, reduce tu egoísmo,
y restringe los deseos.


Empiezo mi intepretación de este decimonoveno verso del Tao con una cita que va como anillo al dedo:

"¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en el conocimiento? ¿Y dónde está el conocimiento que hemos perdido con la información?" T.S. Eliot

Pareciera que Eliot con esta cita bastante visionaria para su tiempo nos cuestiona un modelo vigente: de la sabiduría (sabios con conocimientos aplicados sabiamente) se pasó a un modelo de mero conocimiento (eruditos técnicos porque si) y de ahí caimos al modelo actual de
sociedad de la información, conocemos un poco de todo y mucho de nada. Información fragmentada por todos lados, y lo digo yo, un Licenciado en Sistemas de Información, vaya paradoja.

Y sigo con un interrogante: En la gran mayoría de los casos ¿para qué es usado tanto en forma individual como colectiva el conocimiento, la información? La respuesta es sencilla y dura: Satisfacción de deseos personales (dinero, status, poder, sexo) y satisfacción de deseos colectivos (un país o sociedad a través de la imposición de un orden mundial). Conocimiento e información significan poder. Poder es control. El poder es el motor básico del ego.

Salvo contadas "excepciones" de seres humanos "excepcionales" (valga la redundancia) la mayor parte de la especie humana busca el progreso y placer individuales a costa, generalmente, de los demás. Todo conocimiento y ciencia parecen estar financiadas y apoyadas para redituar ganancias, beneficios o sacar ventajas por sobre los demás.

Con respecto a la benevolencia y justicia me remito a lo dicho en el
verso anterior: ¿Cuándo es que aparecen la benevolencia y la justicia? Ambas aparecen cuando el hombre abandona el Tao, el camino de lo natural. Muchos al leer esto pueden pensar mal debido a una incorrecta interpretación de lo que aquí se dice, no es que la benevolencia o justicia sean "malas" por si mismas sino que simplemente no deberían "ser" o "existir" desde un vamos, osea que sin ellas la piedad y el amor serían el estado incial más puro desde donde debería partir la humanidad. Con piedad y amor, ¿harían falta los conceptos anteriores?

Sea por los tiempos "electoralistas" que vivimos al momento de dejar esto colgado en la red que en el segundo interrogante voy a emplear las palabras "habilidad" y "provecho" que aparecen una parte del verso: La mayoría de los políticos que se ven hoy día ¿Usan su "habilidad" para trabajar desinteresadamente y con vocación por los demás o para su propio "provecho"? Ahora que veo me quedaron sin usar las palabras "bandidos" y "ladrones" que aparecen seguidamente, vaya que hoy estamos a full con las paradojas.

XX

Suprime el estudio y no habrá preocupaciones.
¿Qué diferencia hay entre el sí y el no?
¿Qué diferencia hay entre el bien y el mal?
No es posible dejar de temer
lo que los hombres temen.
No es posible abarcar todo el saber.
Todo el mundo se enardece y disfruta,
como cuando se presencia un gran sacrificio,
o como cuando se sube a una torre en primavera.
Sólo yo quedo impasible,
como el recién nacido que aún no sabe sonreír.
Como quien no sabe adónde dirigirse,
como quien no tiene hogar.
Todo el mundo vive en la abundancia,
sólo yo parezco desprovisto.
Mi espíritu está turbado
como el de un ignorante.
Todo el mundo está esclarecido,
sólo yo estoy en tinieblas.
Todo el mundo resulta penetrante,
sólo yo soy torpe.
Como quien deriva en alta mar.
Todo el mundo tiene algo que hacer,
sólo yo soy un inútil.
Sólo yo soy diferente a todos los demás
porque aprecio a la Madre que me nutre.


Este verso, sobre todo en sus últimas estrofas, me resulta demasiado sublime como para agregar algo al respecto. Al leerlo y releerlo sólo me vienen a la mente un par de palabras: Humildad y Displicencia.







Etiquetas: ,

2 Comentarios:

el dí­a martes, octubre 09, 2007 12:40:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Hay una colección que está saliendo ahora con muchos texos de filosofía. Hace poco salió el libro de Lao Tsé. En los próximos dís me lo voy a comprar, espero que la traducción esté buena. Un abrazo.

 
el dí­a miércoles, octubre 10, 2007 10:05:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: Ojalá te resulte interesante esa publicación, si es un texto explicativo de su filosofía en general tal vez te ayude a entender mejor el Tao; aunque de hecho creo que su filosofía es sólo la taoista, yo no he leído otros textos de Lao Tsé que no sean parte del Tao aunque por su biografía sé que ha escrito otras cosas más relacionadas al gobierno y la sociedad, temas más mundanos si se quiere.

Salutes

 

Publicar un comentario

<< Inicio