viernes, julio 07, 2006

Biografía: Lao Tse

Durante los más de 2500 años que transcurrieron desde el período de Primavera y Otoño, excepto por la Escuela Buda (enfoque espiritual), nada influenció a la cultura china tan profundamente como el Confucianismo (enfoque filosófico-moral) y la Escuela Tao (enfoque espiritual).

Por lo tanto, los fundadores de las tres escuelas, Sakya Muni (el Buda histórico), Confucio y Lao Tse (también conocido como Lao Zi), fueron respetados y venerados por generaciones. Curiosamente, estas tres personas nacieron en un periodo de veinte años. Desde un punto de vista histórico, pertenecieron a la misma era. Lao Tse nació el 15 de febrero de 571 a.C. en Qu Ren Li, condado de Ku, país de Chu (ahora condado de Luyi, provincia de Henan, China). Cinco años después, el 13 de mayo de 566 a.C., Sakya Muni nació en lo que hoy es Nepal. Otros quince años después, Confucio nació en Qufu, provincia de Shandong, China, el 27 de agosto de 551 a.C.




Lao Tse


Vida de Lao Tse

El apellido de Lao Tse era Li, y su nombre era Er. Lo llamaban respetuosamente “Lao Zi”. “Lao” significa vejez y gran virtud, y “Zi” es un título de alabanza utilizado en tiempos antiguos. Según las leyendas, su semblante y don natural eran extraordinarios. Sabía muchas anécdotas históricas y era muy hábil con el sistema de ceremonias. Él era el «Shou Cang Shi Shi» (el curador de la Biblioteca Nacional del Museo de Historia) y un Zhu Xia Shi (historiador imperial). Lao Tse vivía en Luo Yang, la capital de Zhou, durante un largo tiempo y fue testigo de la decadencia de la dinastía Zhou. En el 520 a.C., involucraron a Lao Tse en una lucha de poder interna entre los funcionarios de la corte imperial, y lo echaron de su posición. Lao Tse sintió profundamente la maldad del mundo humano y por lo tanto dejó el mundo secular. Viajó a muchas partes del país sin decirle a la gente quién era.

Un día de septiembre del 478 a.C., a sus 93 años de edad, Lao Tse fue al Oeste hacia el país de Qin. Cuando estaba por atravesar el Paso Han Gu, el jefe de guardias, Yin Xi, supo mediante un oráculo que un inmortal pasaría por allí, así que ordenó limpiar todo el camino y se preparó para darle la bienvenida. Como era de esperar, Lao Tse llegó. Yin Xi dijo, «Maestro, usted va a irse a vivir en aislamiento y ya no seremos capaces de escuchar sus enseñanzas. Por favor, escriba un libro para dejarlo a las generaciones futuras».

Lao Tse nunca enseñó nada en la tierra central, y supo que Yin Xi estaba predestinado para obtener el Tao, así que se quedó un tiempo y escribió el «Tao Te-King» (o Daodejing, Libro de la Vía y de la Virtud). Después de eso, Lao Tse fue hacia el Oeste y pasó la «arena suelta» (en referencia al desierto en la provincia de Xinjiang). Nadie supo a dónde fue.

Una vez, Confucio visitó la capital de Zhou y aprendió el sistema de ceremonias de Lao Tse. Un día, alrededor del 500 a.C., Confucio fue a Luo Yang, la capital de Zhou, en un viejo carro llevado por una vaca. El propósito de este viaje era observar los sistemas de los emperadores previos, estudiar la fuente de la música ceremonial y aprender las leyes de la moralidad. Así que visitó a Lao Tse, quien estaba a cargo de la biblioteca imperial y era familiar con el sistema ceremonial. Durante la visita, Lao Tse preguntó a Confucio qué libro estaba leyendo. Confucio respondió que estaba leyendo el Zhou Yi (Libro de los cambios), ya que todos los santos habían leído el libro. Lao Tse dijo, «Está bien que los santos lo lean, ¿pero por qué quieres leerlo? ¿Cuál es la esencia de este libro?» Confucio respondió, «Su esencia es promover la benevolencia y la justicia». Lao Tse luego dijo, «La así llamada benevolencia y justicia son cosas que confunden el corazón de la gente, como esos mosquitos que pican a la noche y no dejan dormir. Sólo pueden sumar confusión y problemas a la gente. Mira, una gran pluma de cisne naturalmente permanece color blanco nieve, sin necesidad de lavarla todos los días, y la de un cuervo es naturalmente negra, sin necesidad de teñirla. El cielo es naturalmente alto, la tierra es naturalmente profunda, el Sol y la Luna son naturalmente brillantes, las estrellas están naturalmente alineadas con un cierto patrón, y los árboles y el pasto son naturalmente diferentes uno del otro. Si quieres cultivar el Tao, deberías sólo seguir la ley natural, y naturalmente obtendrás el Tao. ¿Qué sentido tiene promover esas cosas como la benevolencia y la justicia? ¿No es tan ridículo como buscar una oveja perdida mientras golpeas un tambor?

Lao Tse nuevamente preguntó a Confucio, «¿Tú piensas que has obtenido el Tao?» Confucio respondió, «Lo he estado buscando por 27 años, pero todavía no lo obtuve». Lao Tse dijo, «Si el Tao fuera algo que pudieras usar para presentar a otros, la gente intentaría presentárselo a los emperadores. Si el Tao pudiera ser dado a otros, la gente se lo daría a sus familiares. Si el Tao pudiera ser relatado claramente, la gente se lo diría a sus hermanos. Si el Tao pudiera ser transmitido a otros, la gente lucharía por transmitírselo a sus niños. Sin embargo, todo eso es imposible. La razón es muy simple, y es que si una persona no tiene un entendimiento correcto del Tao en su corazón, el Tao nunca le llegará.»

Después de volver de la visita a Lao Tse, Confucio no habló por tres días. Zi Gong (uno de los estudiantes de Confucio) lo sintió extraño y le preguntó a su maestro qué había pasado. Confucio respondió: «Sé que las aves pueden volar, que los peces pueden nadar, y que las bestias pueden correr. A los que corren, los puedo capturar con una red; a los que nadan, los puedo capturar con una caña; a los que vuelan, los puedo capturar con flechas. En cuanto a los dragones, no sé cómo es que montan sobre los vientos y las nubes y llegan al cielo. Me reuní con Lao Tse, y es exactamente como un dragón, ¡demasiado profundo como para descifrarlo!»

Esta es exactamente la diferencia entre un ser iluminado que puede salvar a los seres concientes y un filósofo del mundo humano. El dicho, «Hay muy pocas probabilidades de que dos personas de principios diferentes se entiendan» se refiere a esta diferencia. El Tao de Lao Tse, misterioso y difícil de entender, es la enseñanza de los dioses, mientras que las palabras de Confucio eran sólo teorías humanas y el estándar moral que definía el comportamiento humano.

Fuente: La Gran Epoca
www.lagranepoca.com





Etiquetas: ,

8 Comentarios:

el dí­a viernes, julio 07, 2006 9:42:00 p. m., Blogger un ermitaño sociable dijo...

¡¡Grande Juanba!!
Soy muy amigo de Lao Tse. No creo que sea tan obscuro el Tao Te Ching, lo único que recomendaría es que si alguien lo quiere leer, que lea muchas traducciones porque entre todas uno se puede hacer una idea.
El primer renglón dice más o menos en todos algo como esto:
"El Tao que puede ser explicado
no es el verdadero Tao"
como para que uno no arranque leyendo con demasiadas esperanzas de encontrarse con un manual de la felicidad ni nada por el estilo.
Sin embargo es un concepto que uno se puede ir haciendo en la cabeza por descarte. Esto NO es el Tao, esto otro tampoco, esto menos que menos, etc.
Después de leerlo varias veces y de distintas fuentes uno se arma una concepción un poco abstracta en la mente, pero que cuando se pone en práctica (para nada facil) es fantástica.
Saludos

 
el dí­a viernes, julio 07, 2006 10:01:00 p. m., Blogger juanba dijo...

¡Hey Martín tanto tiempo! Un gusto tenerte por acá.

Coincido en lo que decís, voy a mezclar las traducciones de dos fuentes que a mi entender son las que me dejaron más claro los conceptos.

Claro que hace falta leerlo varias veces, al principio todo es: "Arriba, ni una teja para cubrir la cabeza; abajo, ni un centímetro de tierra donde asentar el pie".

Y lo mejor de todo es que terminé entendiendo (o eso creo) el Tao leyendo y relacionando otras escrituras de diferentes épocas y tradiciones (que también empezaré a postear), es increíble ver y darse cuenta como el "todo" puede expresarse de tantas maneras distintas y que se llegue siempre a lo mismo, es lo que más me maravilla de las diferentes teologías y filosofías religiosas.

Salutes y gracias por pasar!

 
el dí­a sábado, julio 08, 2006 8:00:00 p. m., Blogger Tadeo dijo...

Saludos desde Caracas, Juanba. Tu blog es excelente. He visto algunos posts y he notado que has recopilado y escrito muy buen material. Este del maestro Lao me emocionó mucho: ¡ese encuentro entre los dos dragones chinos fue un momento donde la “matrix-maya” se estremeció! Diez mil felicidades, hermano.

 
el dí­a sábado, julio 08, 2006 9:06:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Tadeo: Bienvenido por aquí y muchas gracias por tu comentario.

Y sí, junto a los posts con las naderías que consituyen mi vida cotidiana podrás encontrar escritos seleccionados que valen la pena leer.

Pasé por tu blog matrixnauta y la verdad es que me alegró encontrarme con alguien iniciado en estos escritos que tanto me apasionan.

Desde ya estás invitado a enviarme cualquier texto que me sirva de referencia para esta sucesión de posts que se vienen todos relacionados con romper con la ilusión de Maya.

Salutes

 
el dí­a domingo, julio 09, 2006 4:06:00 p. m., Blogger GranPitufo dijo...

¡Estupendo, ya has empezado!
Tiene buena pinta, pero me va a hacer falta tiempo para digerirlo, así que lo miraré con más detenimiento en el trabajo.

Salud!

 
el dí­a martes, julio 11, 2006 11:00:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Juan, esto es genial. Traté de tomarme el tiempo necesario para leer este post y la verdad que me deja pensando en muchas cosas; inevitable no relacionar el mensaje que se quiere transmitir con la caverna de Platón.

Siempre supuse que la cultura oriental ofrecía todo un universo capaz de enaltecer al hombre. Pero jamás había tenido la iniciativa concreta de leer algo al respecto. De manera que este post me acerca un poco más a ese mundo que empecé a conocer a partir del último libro de Dolina ("Bar del Infierno"), que si bien está compuesto de numerosos cuentos y mucho humor, no deja de ser una referencia a esta filosofía.

Con relación a Lao Tse, me llama la atención que haya llegado a los 93 años, más en esa época. Un grande el viejo...Prototipo del sabio. Ni más ni menos.

 
el dí­a miércoles, julio 12, 2006 7:28:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Gran Pitufo: Tomate tu tiempo, igual trataré de que los posts sean lo más cortos posible. Prefiero dividir en muchos escritos un tema para que cada "partecita" sea más fácil de digerir, nada nuevo, lo que hablábamos antes.

Adrián: Con respecto a la "Caverna de Platón" ¿qué no es sino otra forma de explicar lo que es Maya?

(Para los interesados en conocer la historia de Platón y su caverna pasen por el blog del amigo Tadeo, aquí).

A los 93 Lao Tse desapareció en el desierto, quien sabe hasta qué edad vivió, pero sí, es el prototipo perfecto de sabio.

Salutes gente...

 
el dí­a lunes, noviembre 20, 2006 7:22:00 a. m., Blogger Carlos dijo...

Libro 36 ESTRATEGIAS CHINAS. Puede bajarlo desde
http://www.personal.able.es/cm.perez/36_estrategias_chinas.pdf

Describe estratagemas como "moverse sin ser visto en el mar a plena luz del día", "matar con una espada prestada" o "crear algo a partir de la nada". Cuando usted domine estas 36 estrategias, estará preparado para encontrar soluciones a cualquier tipo de problema y será capaz de adaptarse a toda clase de circunstancias.

Para mas información, y mas temas relacionados con la cultura china:
http://www.personal.able.es/cm.perez/

 

Publicar un comentario

<< Inicio