lunes, julio 31, 2006

Felicidad

No tienen una linda casa, ni un automóvil último modelo. Tampoco son poseedores de una carrera exitosa, ni de una familia ideal. Pero aunque su humilde vida no parezca tener los condimentos que la mayoría creemos imprescindibles, los monjes budistas podrían ubicarse entre las personas más felices del planeta según los estudios más recientes. De hecho, la neurología ha descubierto que no sólo los seguidores de Buda poseen lo que todos anhelan pero nadie logra (un estado espiritualmente positivo), sino que todas las personas que meditan y buscan diariamente el regreso a su ser original y verdadero, llevan una vida marcadamente más feliz que la media de la gente.

¿Es posible medir la felicidad?

Desde hace unos pocos años se conoce que las personas con actitudes positivas, alegría y entusiasmo registran una marcada actividad en el lóbulo izquierdo, y quienes se dejan atrapar por la depresión y negatividad poseen esta actividad desplazada hacia el área derecha. De hecho, sujetos con lesiones del área izquierda frontal del cerebro suelen exhibir comportamientos mucho más depresivos que antes la lesión.


Aunque sería muy arriesgado pensar que las emociones humanas se mantienen apresadas dentro de la materia gris, los científicos han seguido la guía de estos hallazgos en los últimos años y han escaneado con la máquina de resonancia magnética funcional por imágenes (FMRI por sus iniciales en inglés) la actividad cerebral de cientos de personas de distintas edades y condiciones espirituales, monjes incluidos. Lo asombroso de estos experimentos fue el descubrimiento de que los monjes budistas denotaban una asombrosa actividad cerebral en el lóbulo derecho, mucho más que las personas comunes. De hecho, cuanta más sabiduría en meditación poseía el monje (llamada ding en idioma chino) tanto más marcada se reflejaba dicha actividad. Y no solo eso, ya que mientras las personas comunes podían incrementar la actividad en la corteza prefrontal izquierda durante el tiempo de meditación, los monjes budistas la mantenían aún cuando no estaban meditando.

Estos hallazgos médicos años recientes sugieren que la gente posee una concepción errada de los métodos para alcanzar el grado de bienestar supremo. De hecho, «el dinero no hace la felicidad» parece ser un dicho más que correcto, más allá de lo que el inconsciente popular siempre lo busque como medio. Según varios especialistas en el tema, los factores más determinantes para alcanzar la felicidad son la autonomía, el sentimiento de sentirse competente, los vínculos con otras personas y la autoestima. Como factores secundarios se encuentran la determinación y el atractivo físico. Solo en último lugar sitúan a la popularidad y al dinero como factores influyentes en la felicidad. Pero estos factores podrían ser muy subjetivos o aplicables a una felicidad limitada.

De igual modo, muchos científicos creen que las investigaciones relacionadas con la actividad cerebral en determina-das zonas no descartan la presencia del espíritu o alma, sino que pueden ser solo un decodificador físico, de estos «mensajes cósmicos».



Foto: Wikimedia Commons


Fuente: La Gran Epoca



Etiquetas: ,

12 Comentarios:

el dí­a lunes, julio 31, 2006 7:42:00 p. m., Blogger Tadeo dijo...

En las sociedades neuróticas de occidente la gente corre y se esfuerza buscando la felicidad en las cosas exteriores (dinero, prestigio, fama, honores, poder,...). Como locos buscan un camino que los lleve hacia la felicidad.

Pero los místicos han demostrado que no hay una camino hacia la felicidad, sino que la felicidad es el camino. Para los esclarecidos es una forma de vivir y apreciar el mundo. Un estilo de vida.

El neurótico hombre de la sociedad materialista busca también dosis de felicidad en sustancias externas (cigarro, alcohol, drogas,...). Sus ratos de felicidad los determina el grado de intoxicación del veneno consumido (lo que le trae como consecuencia más dolores y mayor necesidad de repetir la dosis, cayendo en la adicción).

En cambio los monjes budistas, por ejemplo, se "drogan" con su propio cerebro: ellos estimulan, por medio de la contemplación o la meditación, los neurotransmisores de la felicidad (seratonina para la paz, dopamina para la alegría, etc.).

Pero no debemos entender la experiencia mística como un producto meramente bioquímico. El cerebro, más que generar la felicidad, lo que hace es sintonizarse y decodificar una experiencia extraordinaria (un poco como nuestros aparatos receptores de radio que se sintonizan con algunas frecuencias de onda moduladas y las decodifican en forma de señales sonoras).

El místico se sintoniza con la felicidad...

 
el dí­a lunes, julio 31, 2006 9:41:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Es así, Tadeo, es así.

Y creo además que a la palabra "felicidad" el místico la trasciende, es donde aparece la "plenitud", creo es esa la palabra que mejor les cabe. Igualmente ocurre con su mente, trascienden el concepto que esta palabra implica.

Salutes

 
el dí­a lunes, julio 31, 2006 11:33:00 p. m., Anonymous Adriana dijo...

MUY INTERESAMTE!!! ,Feliz de ubicarme para el lado de los místicos, lugar donde me hallé luego que forzadamente deje de ser una "neurótica consumista"( aún sin alcohol, cigarro, ni drogas). Verdad!, así es .la plenitud es posible de ese modo. No lo hubiese imaginado...Un beso.

 
el dí­a lunes, julio 31, 2006 11:35:00 p. m., Anonymous Adriana dijo...

Fe de ERRATAS: Muy "interesamte "quiere decir: MUY INTERESANTE. Gracias.

 
el dí­a viernes, agosto 04, 2006 12:14:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Muy interesante, por cierto. Recuerdo que cuando comencé a escribir más asiduamente, hace ya como diez años, uno de los temas que más me atraían/preocupaban era el de la felicidad. ¿Cómo lograrla? ¿Qué es? ¿Adónde está? Después uno, leyendo, se da cuenta que es un concepto medio trillado, que en realidad hay momentos buenos y momentos malos (siendo algunos de ellos más acentuados que otros).

Desde hace tiempo yo no busco la felicidad, sólo estar bien, contento, con la autoestima en alza, je. Cuando no lo logro, me siento muy mal. Pero creería que todo esto forma parte del devenir de la existencia humana. Habrá que seguir buscando, no queda otra.

Admirable lo de los budas. Una filosofía de la vida. Un aprendizaje para saber rescatar lo necesario.

 
el dí­a sábado, agosto 05, 2006 1:00:00 p. m., Anonymous Adriana dijo...

Por qué será que en estos BLOGS,suelo encontrar escrito exactamente lo que YO PIENSO y de pronto no lo puedo expresar tan claro como esto: "Desde hace tiempo yo no busco la felicidad, sólo estar bien, contento, con la autoestima en alza, je. Cuando no lo logro, me siento muy mal. Pero creería que todo esto forma parte del devenir de la existencia humana. Habrá que seguir buscando, no queda otra." ........GRACIAS , Adrianófares , Juanba y demás expositores que resultan MUY INTERESANTES...CARIÑOS!!!

 
el dí­a domingo, agosto 06, 2006 11:40:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Adriana: Ya lo dice el dicho "Dios los crea y el viento los junta".

Si estamos todos acá por algo es. Los misterios del "link" que todo lo une.

Salutes

 
el dí­a lunes, agosto 07, 2006 11:03:00 p. m., Anonymous Adriana dijo...

JUANBA, "Dios nos crea y el viento nos amontona !jajaja...Cariños!!!

 
el dí­a martes, agosto 08, 2006 4:33:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Juan, je...disculpá...estaba mirando tus respuestas, me parece que me salteaste, jaja...No hay drama, te lo aviso por lo que te dije alguna vez, que para mí una respuesta es como recibir un mail, me pone re contento, je...Un abrazo, pasála bien...=)

 
el dí­a miércoles, agosto 09, 2006 7:34:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: ¡Tenés razón! ¡Recién lo leo! Pasa que ojeando rápido leí el último de "Adriana", y al tuyo lo debo haber pasado luego de largo creyendo que era el de ella, se tendría que poner Adrianáfanes? jajaja...

Vos sabés que yo coincido con lo que decís al igual que Adriana, no sé exactamente qué es eso de ser feliz, trato de no pensar en si estoy feliz o no, es como que trato de sentirme pleno, la idea esta de plenitud la adquirí de leer a Sri Nisargadatta Maharaj (ver último post)

Como vos decís la persecusión de esa llamada "felicidad" es sin duda el devenir de esta existencia humana, "cielo e infierno están ambos en esta tierra" reza el dicho, depende del grado de claridad y lucidez que uno tenga para ver el mundo se sentirá pleno o miserable en él. Tan fácil (y a la vez tan difícil) como eso.

Salutes

 
el dí­a miércoles, agosto 09, 2006 6:29:00 p. m., Anonymous Adriana dijo...

......."la persecusión de esa llamada "felicidad" es sin duda el devenir de esta existencia humana, "cielo e infierno están ambos en esta tierra" reza el dicho, depende del grado de claridad y lucidez que uno tenga para ver el mundo se sentirá pleno o miserable en él. Tan fácil (y a la vez tan difícil) como eso....."Otra vez encuentro mi pensamiento escrito con una claridad asombrosa!. Y como vos decís JUANBA, también trato de no buscar la felicidad sino de sentirme plena..Cariños!

 
el dí­a miércoles, agosto 09, 2006 6:36:00 p. m., Anonymous Adriana dijo...

ADRIANOFANES: Para que no te sientas "discriminado" por JuanBa, la culpa es mía por llamarme ADRIANA.(jaja) Y si relees comentarios anteriores yo misma me encargue de ponderar tu idea sobre la felicidad y otras exposiciones en este blog. Muy inteligentes y claras. Todos demostraron ser chicos talentosos en el oficio. Felicitaciones!. CARIÑOS!

 

Publicar un comentario

<< Inicio